“Inacabada” -el comienzo de una obra de teatro-

agosto 13, 2006 at 3:34 pm 2 comentarios

El escenario presenta la imagen de un salón con todos los elementos propios de él, un sofá, dos sillones, una mesa baja, cuadros en las paredes, un aparador, un equipo de TV, otro de sonido, erc. Un elemento indispensable es que toda la pared del fondo simule un gran ventanal. Desde él se verán los techos y paredes de los edificios contiguos, como con una perspectiva que se eleva desde delante hacia atrás.

El/ella Cuando en estos días de calor llega esta hora y parece que los dedos del sol se aflojan, me gusta asomarme por la ventana y observar como los tejados y las paredes de los edificios se van tiñendo de oro, como gradualmente la luz del sol desaparece para dar paso a la oscuridad, mientras las luces de las viviendas se van enciendiendo poco a poco y pensar ….

Ella/él …. pensar que ya ha pasado un día más -con tono de resignación-

El/Ella ¡Ah! – con sorpresa- ¿cómo lo sabes? ¿te lo he contado alguna vez?

Ella/él No una ¡sino muchas! -hastiado-

El/ella Pues si quieres que te diga la verdad, no lo recuerdo. No tengo consciencia de habértelo comentado nunca. Y lo que es más, me sorprende tanto que con la mala memoria que tienes !puedas recordarlo!

Ella/él Pues me acuerdo ¡vaya si me acuerdo! ¿Quieres que te diga como sigue? -con desafío-

El/ella No, no quiero que me lo me lo digas, puesto que a tí, ni te importa ni te interesa. Una vez más seré yo quien lo repita. Me planteo si ese día que ha pasado, esa hoha que arrancamos del calendario, cuando decimos: se ha pasado es por que ya no cuenta en nuestra vida, ya ha pasado un día en nuestra vida para que esta se acabe.

Ella/él ¡Que profundo!

El/ella No pienso que se trate de ser profundo, sólo son hechos que se constatan cuando en un momento determinado miras hacia atrás y te das cuenta que te has dejado la juventud, los años que inexorablemente han pasado. Las estaciones y que tú ni siquieras te has apercibido de ello. Cuando comienza una estación, pensamos con descanso en aquella que hemos dejado atrás, así cuando comenzamos a olvidarnos de los calores del verano, cuando las tardes calurosas del verano dan paso a las tardes más frescas del otoño ¿no es cierto que sentimos cierto alivio? Cuando al contrario, a los rígidos fríos del invierno suceden los cálidos días de la primavera ¿no corremos a despojarnos de ropa? Pero, ¿podríamos darnos cuenta del tiempo que ha transcurrido entre una y otra? Posiblemente no.

Ella/él Y con eso ¿qué quieres decir? ¿qué pretendes que entienda? ¿Que la vida se nos escapa de las manos y qué nunca alcanzaremos aquello que prentendemos? No me dices nada nuevo, no hace falta recurrir a la tonteria esa de la página del almanaque que pasamos, eso perdona que te lo diga es sólo cursilería. ¡Como siempre! Con tanta disposición a dejar arraigar en tu vida sentimientos ñoños. Siempre fuiste tan proclive a las canciones para adolescentes, aquellas que cantan al amor de la juventud, a las películas bobas…..¡Vamos por Dios! ¡Cambia de una puñetera vez!

El/ella Vamos, veo que tu talante no ha cambiado mucho desde la última vez que nos vimos. Sigues tan a la defensiva a cualquier comentario que haga. Quizás deberías pensar que la vida no es una guerra, que la vida es solo un pasar. mira, vuelve a salir la palabrita de marras, pasar…

Ella/él …. pero a todas estas ¿por qué me has hecho venir? ¿Qué asunto tan i importante me tenías que explicar?…

El/ella Bueno, en realidad, no hay ningún asunto tan importante….

Ella/él ¡Joder! no me fastidies que no tenías nada realmente importante que decirme, la verdad cuando me llamaste por teléfono, me dio la impresión que había alguan cosa que te causaba cierto malestar y quería que hablaramos de ello.

El/ella …. bueno, después de este comienzo, la verdad no sé que decirte….

Ella/él el motivo, por el que me encuentro aquí, viendo como el sol se pone detrás de los edificios, dejando su pátina color dorado, sobre y encima de los edificios….

El/ella simplemente…. quería verte

Ella/él ¿Qué querías verme?!!!

El/ella Sí, tan solo quería verte, quería hablar contigo, quería….. -la voz se le quiebra-

Ella/él Pero, tu te crees que me llamas por teléfono y dectecto cierta alarma en tu voz. Lo dejo todo lo que tengo pendiente para encontrarme aquí y me dices tan alegremente que no hay nada en realidad. Bueno, sí, que querías verme. Haberme llamado por para tomar una copa, almorzar, cenar. ¡Que sé yo! Pero por el amor de Dios, no hagas dejar todos mis asuntos…

El/ella Me imagino que quizás debería habértelo dicho, sólo pretendía que estuvieras conmigo una noche, vieramos ponerse el sol, tomaramos una copa, charlaramos y punto.

Ella/él Claro, simplemente eso. Te das cuenta de lo fácil que hubiera sido

El/ella Y ¿hubieras venido? Dime la verdad… ¿hubieras venido? o quizás hubieras tenido tantas cosas que hacer que no hubieras encontrado el momento, me hubieras dicho quedamos a tal hora, para que a los veinte minutos, o quizás diez me hubieras llamado para decirme que te había surgido un compromiso inaplazable que no podías cancelarlo y …. ya quedaríamos otro día.

Ella/él Bueno…. no siempre suceden las cosas de esa manera.

El/ella Entre nosotros, sí. Estoy de acuerdo que no hay nada que no una, todo aquello que hubo un día se borró, se esfumó, perdona, pasó. Pasaron las obligaciones, pasó el tiempo de rendirnos explicaciones, pero no creo que pasaran los momentos que juntos compartimos, fueron tantos y algunos tan bonitos…. que me niego a pensar que tu los has olvidado.

Ella/él Creo que tienes un problema, de verdad. Vivimos un tiempo juntos, con sus ratos buenos y con sus ratos malos y también otros regulares. Pero eso terminó. Por parte de ámbos dijimos que era mejor ponerle fin, que de ninguna manera podíamos seguir de esa manera…. ¿recuerdas? Que ya bastaba de hacernos daño. no fui sólo yo quien dijo que se había acabado, que era tiempo de finiquitarlo.

El/ella ¡Calla! Por Dios, como puedes hablar de los sentimientos que hubieron entre nosotros como si de un contrato de trabajo se tratara. ¡Finiquitarlo! Eres…. obsceno. Dime, si se trataba de finiquitarlo ¿Qué beneficio obtuve yo de ese finiquito?

Ella/él Mira, ahora sale la parte económica. Ya me extrañaba . . . . .

continuará …….

Entry filed under: teatro. Tags: .

Pensamientos al atardecer “Amor de madre” o “La madre que lo parió”

2 comentarios Add your own

  • 1. ®  |  agosto 15, 2006 a las 12:31 am

    Si te sirve mi humilde opinión, te diré que el comienzo de esta obra va formidable. Me ha dejado intrigada, identificada y con una sonrisa. La trama me parece interesante y sobre todo el detalle de no haber definido el sexo de los personajes, creo que hay mucho que explotar. Felicitaciones. Saludos y por aquí seguiré leyendo.

    Responder
  • 2. sombraschinescas  |  agosto 16, 2006 a las 2:23 pm

    Muchas gracias por tus comentarios. Me alegro tanto que haya sido de tu agrado. Seguiré con ella, seguro

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


agosto 2006
L M X J V S D
    Sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Comentarios recientes

emilio on La Rambla del Poblenou
Agustí on La Rambla del Poblenou
Ramon on La Rambla del Poblenou
Neus Cabanes Masip on Sant Andreu del Palomar
Eduard Martinez Albu… on Sant Andreu del Palomar

Blog Stats

  • 420,039 hits

Nos leen desde…

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: