¡Válgame Dios!

septiembre 24, 2006 at 2:26 pm 2 comentarios

Un hombre con un maletín en la mano y de aspecto nervioso e inquieto aborda a un señor mayor que está paseando por la calle y le dice:

-Disculpe señor, pero puesto que parece que usted es de la zona ¿podría decirme en que calle me encuentro? Sabe, tenía una cita en la calle del Piamonte y esta mañana cuando me sonó el despertador lo paré y pensé que tenia todavía cinco minutos más para estar en la cama, pero me volví a dormír y tuve que salir a toda prisa de casa.

El anciano le responde: ¡Válgame Dios!

-En efecto, ni se imagina lo que significa tener que salir escopetado e intentar llegar más ó menos a tiempo a la cita. Por lo que dude entre tomar mi automóvil o el transporte público. Ciertamente no sabía bien como actuar, en casos como esos me vuelvo muy indeciso. -le sigue explicando.

-¡Válgame Dios!- obtiene por respuesta.

-Finalmente opté por tomar el metro, pero como siempre que te hace falta llegar a tiempo sucede que o bien tarda en llegar o alguna avería sucede de manera imprevista, o que sé yo.

El viejete le dice: No le dé más vueltas, Válgame Dios.

Nuestro amigo lo mira con una expresión de sorpresa y a la vez de incompresión. Sin embargo prosigue en su conversación de la siguiente manera: Como no tomo con mucha frecuencia los transportes públicos como le acabo de decir, no tenía mucha idea de donde tenía que apearme y como se dice comúnmente “vísteme despacio que tengo prisa” me confundí de estación y todo el plano que tenia mentalmente no me ha servido para nada. De modo que me encuentro perdido y llevo casi treinta minutos de retaso, por lo que me urge encontrar la calle que le mencione, tal vez si me dice donde me hallo, me sea más fácil localizarla.

El anciano lo mira con cara de impaciencia y le responde: ¡Válgame Dios!

-Sí, ya se que todo lo que le acabo de contar, quizá no le interese en absoluto o bien piense que son desgracias que suceden a menudo a muchas personas, pero por favor no sabe decir otra cosa que ¡Válgame Dios!- le dice de forma poco amable el perdido señor.

-Disculparé su grosería y falta de educación, pero llevo ya tiempo intentando dercirle que se encuentra usted en la calle de ¡VÁLGAME DIOS! y ahora adiós.
Javier Prat

Entry filed under: Madrid. Tags: .

Y treinta años no son nada…… Metro Barcelona – Clot

2 comentarios Add your own

  • 1. eldoctorhache  |  septiembre 25, 2006 a las 9:05 pm

    Bonito relato, a fe mía. Y es que ese nombre, como el de otras calles del antiguo Madrid, lleva aparejada su correspondiente leyenda o tradición precisamente en esa clásica exclamación. Enhorabuena.

    Responder
  • 2. sombraschinescas  |  septiembre 26, 2006 a las 8:11 pm

    Voto a bríos que agradezco tan agradable comentario. Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


septiembre 2006
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Comentarios recientes

emilio on La Rambla del Poblenou
Agustí on La Rambla del Poblenou
Ramon on La Rambla del Poblenou
Neus Cabanes Masip on Sant Andreu del Palomar
Eduard Martinez Albu… on Sant Andreu del Palomar

Blog Stats

  • 420,046 hits

Nos leen desde…

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: