“Robinson”

noviembre 26, 2006 at 2:47 pm 5 comentarios

 

 

ola2.jpg

 


Curiosa la vida de pareja. Con frecuencia cuando tomamos la arriesgada decisión de vivir con otra persona, no contamos que de esa unión cada uno de nosotros aportaremos el 50 % de ella. Y tampoco contamos que, en realidad cada uno de nosotros, por muchos gustos y semejanzas que tengamos, somos únicos e irrepetibles, por lo que contribuímos con nuestras virtudes y defectos a ese todo general. Orden/desorden. Madugar/Levantarse tarde. Trasnochar/Acostarse tarde. Poco hecha/Pasada. Poco a poco, como si se hubiera instalado un metrónomo entre los dos, ambos ritmos se va acompasando, hasta que conservando su individualismo, suenan los más parecido a uno solo. Toma su tiempo, a veces puede pareceer que demasiado, pero si uno insiste y persiste, es posible llegar a lograrlo.

Sin embargo, ocurre a veces que en ese intento de acompasar dos vidas a una, suceda un caso curioso. Por aproximarse uno al otro, se distancian. Uno va en pos del otro, cuando el otro va en su busqueda. Como dice la letra de la canción: “son dos olas ciegas que se van a encontrar”, nunca. Cada una de ellas estallará en la orilla de la playa, levantando un multicolor arcoiris de espuma, para luego dejar paso a la siguiente, y así sucesivamente.

Cuantas parejas, pueden haber roto, por no encontrar ese anhelado vaivén juntos. Porque cuando se encuentran en una orilla, el otro está en la orilla opuesta. Y ambos gritan: “No puedo más”

Titulo original de la canción: “When love is not enough”

Entry filed under: Amor y sentimientos, Ana Belén. Tags: .

¿Qué harás el 22 diciembre? “El divino Javier, perdón, impaciente, perdón, Javier”

5 comentarios Add your own

  • 1. eldoctorhache  |  noviembre 26, 2006 a las 5:24 pm

    Es cierto lo que apuntas. Y aunque más vale que, si hay distancia, sea porque cada uno ha tratado, a su manera, de acercarse al otro contemporáneamente, esto tiene también un aspecto positivo: que cada uno va asumiendo, a veces inconsciente e imperceptiblemente, cosas del otro. Por lo que al final no se separa del otro, sino de su propia “orilla” de la que partía al inicio de la relación. Y es que quizá es en la alta mar de la vida diaria donde las dos olas han de encontrarse, en medio del camino de la una hacia la otra.

    Responder
  • 2. Yolanda  |  diciembre 4, 2006 a las 6:37 am

    Ei, chico listo!!!!
    Qué suerte tiene tu mujer con tanto vaivén y busqueda del compás! ó no???
    Estoy segura que sí, solo con la foto y la poesia, cualquier mujer te va a entender. Felicidades!!!!

    Responder
  • 3. eldoctorhache  |  diciembre 5, 2006 a las 7:09 am

    Otro mito que cae: el de la intuición femenina. No semos naide.

    Responder
  • 4. sombraschinescas  |  diciembre 5, 2006 a las 12:35 pm

    Bueno, me lo tomaré como un piropo.

    Responder
  • 5. eldoctorhache  |  diciembre 5, 2006 a las 8:52 pm

    Como tal debes tomarlo tú, a fe mía.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


noviembre 2006
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Comentarios recientes

emilio on La Rambla del Poblenou
Agustí on La Rambla del Poblenou
Ramon on La Rambla del Poblenou
Neus Cabanes Masip on Sant Andreu del Palomar
Eduard Martinez Albu… on Sant Andreu del Palomar

Blog Stats

  • 420,107 hits

Nos leen desde…

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: