1907-2007 “Sangre romañola”

diciembre 31, 2006 at 5:33 pm 9 comentarios

abuela.jpg

El próximo 27 de mayo hubiera cumplido 100 años. 100. Si tengo que decir que adoraba a alguien sería a ella. Mi abuela. Cuando murió, parte de mi vida se fue con ella. Hubiera dado cualquier, bueno no, cualquier no; hubiera dado lo mejor que poseyera por que siguiera viviendo unos años más. Tal vez mi propia vida.

 

Hoy, para almorzar, he preparado un plato que hacía ella, y hasta el día de hoy nunca lo había preparado: “Arroz caldoso con conejo y caracoles”. Según mi familia, ha salido buenísimo. Será verdad. Confío en ellos.

 

Siempre que leía este cuento del libro “Corazón” de Edmundo De Amicis, pensaba en ella, y sigo haciéndolo.

“Sangre romañola”

-Ella quería con tosa su alma a aquel muchacho. Cuando lo supo todo, se echó a llorar.

-¡Ah,no! – dijo luego, al cabo de un largo silencio-tú no tienes corazón con tu pobre abuela. No tienes corazón (…) para darme estos disgustos.

Ferruccio estaba oyendo, de pie, a tres pasos de distancia, apoyado en una alacena, con la barbilla en el pecho, las cejas fruncidas, aún caldeado por la ira de la riña. Un mechón de hermosos cabellos castaños le cruzaban la frente y sus ojos azules estaban inmóviles.

-¡Ay, Ferruccio! -continuó la abuela, viéndolo tan mudo-. ¡No me dices ni una palabra de arrepentiminento! Ya ves a qué estado me encuentro reducida, que no levanto cabeza. No deberías tener corazón para hacerme sufrir, para hacer llorar a la madre de tu madre, tan vieja, con un pie en la tumba; que siempre te ha querido tanto, que te acunaba noches y noches enteras cuando eras un rorro de pocos meses, y que no comía por entretenerte, ¡tú no sabes! Yo decía siempre: “Éste será mi consuelo!” Y ahora me estás matando. De buean gana daría la poca vida que me resta por verte otra vez bueno y obediente…

Ferrruccio iba a lanzarse hacia la abuela, vencido por la emoción, cuando le pareció oír un ligero ruido, un crujido en el cuartito contiguo, el que daba al huerto. Pero no distinguió si eran los postigos sacudidos por el viento u otro cosa.

-¿Qué es eso? – preguntó la abuela después de un momento, turbada.

-La lluvia -murmuró el muchacho.

-¡No me parece la lluvia! -exclamó, palideciendo-

¡Vete a ver! -Pero añadió de inmediato-:¡N, quédate aquí! -y agarró a Ferruccio de la mano.

..

Después ambos se estremecieron.

-¿Quién anda ahí? -preguntó Ferruccio, helado de miedo.

Pero apenas había pronunciado esas palabras cuando ambos lanzaron un grito de terror. Dos hombres se habían precipitado en la estancia; el uno agarró al muchacho y le tapó la boca con la mano; el otro apretó la garganta de la vieja; el primero dijo:”Silencio, si no quieres morir!”. El segundo: “¡Calla!”, y levantó un cuchillo.

El ladrón giró rápidamente la cabeza hacia la puerta, y con la violencia del movimiento se le cayó el pañuelo de la cara.

La vieja lanzó un grito: “¡Mozzoni!”

-¡Maldita! – rugió el ladrón, reconocido- ¡Tienes que morir!

Y se arrojó con el cuchillo levantado conta la vieja, quien se desvaneció en el acto.

El asesino asestó el golpe.

Pero con un movimiento rapidísimo, dando un grito desesperado, Ferruccio e había lanzado sobre la abuela, y la había cubierto con su cuerpo.

El muchacho resbaló lentamente de encima de la abuela, y cayo de rodiallas, y permaneció en esa actitud, con los brazos rodeando la cintura de ella y la cabeza sobre su seno.

…La vieja volvió en sí.

-¡Ferruccio! -llamó con voz apenas inteligible, dando diente con diente.

-Abuela- respondió el muchacho.

La vieja hizo un esfuerzo para hablar, pero el terror paralizaba su lengua.

Se quedó un rato en silencio, temblando violentamente.Luego logró preguntar:

-¿Ya no están?

-No.

-No me han matado -murmuró la vieja con voz sofocada.

-No… está a salvo -dijo Ferruccio con voz floja-. Está a salvo, querida abuela. Se han llevado los cuartos. Pero padre… había recogido casi todo.

La abuela respiró.

Abuela -dijo Ferruccio, que seguía de rodillas, estrechándole la cintura-, querida abuela… ¿me quiere mucho, verdad?

-¡Oh, Ferruccio! ¿Pobre hijito mío! -respondió ella,poniéndole la mano en la cabeza-. ¡Qué susto debes de haber tenido! ¿Oh, santo Dios misericordioso! Enciende la luz… No, quedémonos a oscuras, aún tengo miedo.

-Abuela -prosiguió el muchacho-, no le ha dado más que disgustos…

-No, Ferruccio, no digas eso; ¡ya ni me acuerdo, lo he olvidado todo, te quiero mucho!

-No le ha dado más que disgustos -continuó Ferruccio, a duras penas, con voz trémula-; pero… siempre la he querido. ¿Me perdona?… Perdóneme, abuela.

-Sí, hijo mío, te perdono, te perdono de todo corazón. Figúrate si no iba a perdonarte. No estés de rodillas, niño mío. No te reñiré nunca más. ¡Eres bueno, eres muy bueno! Encendamos la luz. Tengamos un poco de valor. Levántate, Ferruccio.

-Gracias, abuela -dijo el muchacho, con voz cada vez más débil-. Ahora… estoy contento. ¿Se acordará de mí, verdad, abuela? ¿Se acordará siempre de mí, verdad, de su Ferruccio?

-¡Ferruccio mío! -exclamó la abuela, sorprendida e inquietam, poniéndole las manos en los hombros e inclinando la cabeza, como para mirarlo a la cara.

-Acuérdese de mí -murmuró todavía el chico con una voz que parecía un soplo-. Dele un beso a mi madre… a mi padre… a Luigina… ¡Adiós, abuela!

-En el nombre del Cielo, ¿qué tienes? -gritó la vieja palpando angustiosamente la cabeza del muchacho que se había abatido sobre sus rodillas; y después con cuanta voz tenía enla garganta, desesperadamente-: ¡Ferruccio! ¡Ferruccio! ¡Ferruccio! ¡Niño mío! ¿Cariño mío! ¡Ángeles del paraíso, ayudadme!

Pero Ferruccio ya no respondió. El pequeño héroe, el salvador de la madre de su madre, herido de una cuchillada en la espalda, había entregado su hermosa y valiente alma a Dios.

Entry filed under: Amor y sentimientos. Tags: .

FIN DE AÑO 47 tacos

9 comentarios Add your own

  • 1. eldoctorhache  |  diciembre 31, 2006 a las 6:24 pm

    Es uno de los más hermosos, emocionantes relatos que acompasan esa gran obra que es “Cuore” de Edmondo de Amicis. Y pocas páginas se han dedicado en la literatura a expresar de forma tan emotiva el afecto que puede unir a una abuela y a un nieto. Como nieto apegadísimo a mi abuela materna, entiendo como pocos tu sentimiento en este próximo centenario. Y el soberbio arroz caldoso con conejo y caracoles ha sido todo un homenaje a la tuya, a quien siento tanto no haber conocido.

    Responder
  • 2. DiSFReSSa  |  enero 2, 2007 a las 1:40 am

    El inevitable ciclo de la vida llegó para tu abuela. Tu al menos has tenido la gran suerte de tenerla tantos años a tu lado y poder disfrutarla. Un abrazo fuerte sombras

    Responder
  • 3. Yolanda  |  enero 3, 2007 a las 8:47 am

    He leído el cuento y creo que entiendo el cariño que os teniais tu abuela y tú. Yo también tenía una relación especial con la mia. Hace años que se fue, ella lo quiso así y no sabes lo que llegue a llorar pidiendo que no lo hiciera. Mi abuela sufrió mucho durante su vida, demasiado dolor y muerte, hasta que dijo ¡ya basta! y se fue…pero desde entonces está a mi lado y lo está solo para mí. ella vela por mí y me ayuda en mis decisiones.
    Javi, deja que tu corazón se recomponga y escúchale, él te indicará que tu abuela sigue contigo. Ánimo!!!!

    Responder
  • 4. sombraschinescas  |  enero 3, 2007 a las 3:23 pm

    Disfressa: ¡cuánta razón tienes! Perderla fue un mal trago pero los 92 años que pude tenerla a mi lado, y escuchar sus consejos fueron impagables. Pero como seres humanos, nunca tenemos bastante, y hubiera querido más y más… y enlazando con Yolanda, te diré, que no hay día que no haya algún pensamiento, alguna de sus expresiones que no estén en mí. Y estoy totalmente de acuerdo, Yolanda, los seres que nos ha querido y nosotros hemos adorado, nunca dejan de estar con nosotros, no soy persona creyente, ni de una ni de otra, pero “son ellos” los que calan tan hondo en nosotros que es imposible expulsarlos de nuestro interior, les permitimos dejar sus semillas en nosotros y es através de nosotros como siguen y seguimos viviendo. Yolanda, mi corazón está recompuesto -gracias por tu interés- solo que en ocasiones como está -las navidades verbigracia- se notan a faltar aún más. Muchos besotes a las dos.
    Pablo- Dr- te voglio bene, tu lo sai. Le nostre nonne saronno per sempre con noi. per te e per me. Bacci

    Responder
  • 5. eldoctorhache  |  enero 4, 2007 a las 7:39 am

    Lo so, anch’io ti voglio bene, e sicuramente saranno con noi per sempre. Bacioni.

    Responder
  • 6. Polifemo · La antítesis de un cuento famoso  |  marzo 2, 2007 a las 2:26 am

    […] que desvirtuaban por completo los generosos móviles de uno de los cuentos inolvidables: “Sangre romañola”. En la ficción, el chicuelo díscolo, amigo de riñas y pedreas, que pierde sus monedas en el […]

    Responder
  • 7. José Anthony  |  junio 16, 2009 a las 9:44 pm

    este fue un padrisimo escritor que releta historias excelentemente buenas sobre todo para niños

    Responder
  • 8. noel varona  |  agosto 30, 2010 a las 11:31 pm

    este relato es uno de los mas emocionantes de esta linda obra de edmundo de amisis, CORAZON , obra que esta llena de emociones , que brotan del sentimiento de una persona muy marecada por la vida como lo fue edmundo, ya que el fue , participe de los desastres de una gran guerra, tambien, pienzo que esta obra tiene un alto poder educativo, para jovenes, puede ser utilizado como material de estudio, y sin temor a equivocarme digo : la persona, sin importar la edad , que tenga la oportunidad de leer esta obra, cuando esta lo termine, cambiara su vida, desde ese mismo instante, y aprendera a perdonar, a amar , y a comprender a los demas.

    Responder
  • 9. karina  |  enero 29, 2012 a las 10:44 pm

    está historia es muy bonita pq te deja muchos mensajes y pues les recomiendo q lo lean ya q es muy interesante

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


diciembre 2006
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Comentarios recientes

emilio on La Rambla del Poblenou
Agustí on La Rambla del Poblenou
Ramon on La Rambla del Poblenou
Neus Cabanes Masip on Sant Andreu del Palomar
Eduard Martinez Albu… on Sant Andreu del Palomar

Blog Stats

  • 420,107 hits

Nos leen desde…

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: